Tel. 960 10 53 73 // info@clinicanyr.com

Unidad de daño cerebral adquirido

La clínica NYR ofrece además atención ambulatoria para las personas que presentan daño cerebral adquirido (DCA). El Daño Cerebral Adquirido (DCA) es una lesión repentina en el cerebro. Se caracteriza por su aparición brusca y por el conjunto variado de secuelas que se presentan según el área del cerebro que  haya resultado lesionada y la gravedad del daño. Estas secuelas provocan alteraciones en la percepción, alteraciones físicas, funcionales cognitivas y emocionales.

La principal causa de daño cerebral es el ictus, seguida de los traumatismos craneoencefálicos y enfermedades como las anoxias, los tumores cerebrales o las infecciones. Los ictus, también llamados accidentes cerebrovasculares (ACVs), se producen por la interrupción repentina del flujo sanguíneo o la rotura de un vaso en una zona del cerebro.

Cuando el origen de la lesión cerebral es un golpe, hablamos de traumatismo craneoencefálico (TCE). Muchos de los traumatismos craneoencefálicos que causan daño cerebral se producen por un accidente de tráfico. Otras situaciones que pueden provocar un TCE son los accidentes laborales, las caídas o las agresiones físicas.

Conoce nuestro equipo de Unidad de daño cerebral adquirido:

Dr. Alfredo Gil, Neurólogo y responsable del área médica de la Clínica NYR.

Cecilia Blasco Clemente, Neuropsicóloga Clínica – Psicóloga Clínica

Samuel Pacheco Rubio, Neuropsicólogo.

Maria Gómez, fisioterapeuta neurológica.

Cristina García, Logopeda.

Puedes pedirle cita haciendo clic aquí.

Abordaje del DCA en función de la fase de la enfermedad

La atención al DCA en la clínica NYR se realizará en la modalidad ambulatoria para las fases subaguda y crónica. La fase subaguda es la fase en que daría comienzo la rehabilitación específica en DCA según las  necesidades de cada persona; mientras que la fase crónica se inicia una vez que las secuelas se han estabilizado y no hay mejoría con la rehabilitación.

También podrá ofrecerse en la modalidad hospitalaria para la fase crítica y aguda, en el que caso de colaboración del equipo de la clínica con la creación y puesta en funcionamiento de una UDC hospitalaria.

En cualquier caso la rehabilitación se realizará mediante la aplicación de programas específicos adaptados a las necesidades individuales de cada paciente y atendiendo a las diversas secuelas que presente la persona.

Secuelas del daño cerebral

  • Secuelas en el nivel de alerta y afectación de la conciencia.
  •  Secuelas en el control motor.
  • Secuelas sensitivas y sensoriales.
  • Secuelas en la comunicación y el lenguaje.
  • Secuelas en la cognición.
  • Secuelas en las emociones y en la personalidad.
  • Secuelas en la realización de las actividades de la vida diaria: básicas, instrumentales y avanzadas.

Noticias

Niños con TDAH, ¿cómo tiene que actuar la familia?

___

Señales de alarma del ictus

___

¿Sufres de insomnio?

___