Tel. 960 10 53 73 // info@clinicanyr.com

Fisioterapia neurológica

La fisioterapia neurológica se encarga de abordar la parte más física de los problemas que padecen los pacientes con patologías neurológicas. Es decir, nos dedicamos a dar solución a las secuelas de éstas o las dolencias con las que éstos pacientes conviven.

En los casos degenerativos, trabajamos para que se mantengan en las mejores condiciones y les entrenamos para las nuevas dificultades que pueden encontrarse. Así mismo, bajo la premisa siempre de dar la mejor calidad de vida posible, con los pacientes en estadios muy avanzados, luchamos por que no sufran. Para ello, hacemos uso de medios físicos que complementan el tratamiento médico.

Por otro lado, a nivel preventivo nos ocupamos de inculcar una buena higiene postural con tal de evitar úlceras por presión en encamamientos o dolencias musculares en trabajadores de una oficina, enseñándoles unas pautas de mejora en sus costumbres diarias.

Conoce nuestro equipo de fisioterapia neurológica:

Maria Gómez, fisioterapeuta neurológica.

Puedes pedirle cita haciendo clic aquí.

La fisioterapia neurológica y sus aplicaciones

Abordaje de la fisioterapia neurológica

  • Concepto Bobath.
  • Ejercicio Terapéutico Cognoscitivo. Método Perfetti.
  • Reaprendizaje motor. Método Carr y Sheperd.
  • Control Motor. Tratamiento enfocado a la tarea funcional.
  • Método Frenkel.
  • Terapia espejo.
  • Imaginería motora.
  • Terapia restrictiva adaptada a cada caso.
  • Neurodinámica.
  • Tratamiento manual y estiramientos.
  • Educación y entrenamiento postural.

Prevención de bajas laborales

  • Educación posicional en el ámbito laboral.
  • Fortalecimiento general y agilidad para mantener las exigencias físicas laborales.
  • Fortalecimiento general y potenciación de la coordinación y el equilibrio para personas sedentarias de más edad con riesgo de caídas.

Secuelas que aborda la fisioterapia neurológica

  • Alteraciones del tono muscular (hipotonía, hipertonía, distonía…)
  • Alteraciones del control motor (hemiplejia, hemiparesia…)
  • Alteraciones del esquema corporal y sensibilidad profunda y/o superficial.
  • Adherencias musculares de distintas causas.
  • Alteraciones en el equilibrio.
  • Falta de coordinación (intermuscular, intramuscular, entre miembros, ojo manual…)
  • Dependencia en el día a día como manejar los dispositivos (férulas, muletas, bastones, sillas…) o manejarse en la cama, baño…
  • Trastornos del movimiento (temblores, discinesias, corea, bradicinesia…)
  • Falta de agilidad por varias causas entre otras, sedentarismo.
  • Dolores musculares, articulares o de nervio por mala higiene postural en el ambiente laboral o en sillas de ruedas o en camas o sillones…

Noticias

Niños con TDAH, ¿cómo tiene que actuar la familia?

___

Señales de alarma del ictus

___

¿Sufres de insomnio?

___