Cómo afectan las altas temperaturas a nuestro cerebro

La semana pasada vivimos la primera ola de calor del verano con temperaturas que en algunas zonas de España alcanzaron e incluso superaron los 42 grados. Como todos los años, es importante que empecemos a tener en cuenta una serie de medidas preventivas para hacer frente a las altas temperaturas.

Todos sabemos que el calor extremo puede causar problemas de salud, pero ¿qué pasa realmente en nuestro cuerpo cuando suben las temperaturas? Cuando se alcanzan condiciones térmicas elevadas o se produce una exposición prolongada a altas temperaturas, se ponen en marcha una serie de mecanismos que permiten mantener una temperatura corporal constante. El encargado de activar estos mecanismos es el hipotálamo, una región de nuestro cerebro. Cuando la temperatura corporal alcanza los 40°C, el hipotálamo deja de funcionar correctamente y bloquea el sistema de enfriamiento natural del cuerpo, la transpiración. El sudor es indispensable para enfriar nuestro cuerpo, sin él sería imposible controlar la temperatura corporal y esto podría ocasionar incluso la muerte por golpe de calor.

El golpe de calor es sin duda una de las consecuencias más graves de las altas temperaturas, pero podemos sufrir otros problemas. Con el aumento de las temperaturas podemos padecer ataques de migraña. La deshidratación por encima del 2% del peso corporal también puede conducir a una pérdida de memoria a corto plazo. Además, debido al calor, nuestro cerebro padece una hiperexcitación, afectando nuestro descanso y provocando fatiga e insomnio.

El calor también afecta a nuestro estado de ánimo, causando irritabilidad y confusión.

¿Qué podemos hacer entonces para combatir el calor y evitar estas consecuencias?

  • Hidratarse bebiendo al menos dos litros de agua al día.
  • Evitar la exposición solar, especialmente en las horas de máximo calor.
  • Usar ropa ligera, cómoda, con colores claros y tejidos transpirables.
  • Protegerse del sol con gafas, sombrero y protector solar.
  • Evitar las bebidas alcohólicas y no abusar del café.
  • Comer mucha fruta y verdura que aseguran la hidratación y aportan vitaminas. Evitar comidas copiosas.
  • No practicar actividad física en las horas centrales del día

2 comentarios en “Cómo afectan las altas temperaturas a nuestro cerebro”

Deja un comentario